INICIO

Mi nombre es Mar y soy artesana joyera y madre adoptiva.
Cuando esperaba a mi hijo Roc tuve la necesidad de llevar alguna cosa que me acercara a él y me acompañara en la espera. Decidí hacerme una joya especial y única, con el mapa de África, el lugar donde nacería mi hijo. Le recorté un corazón en Mali, su país de procedencia.

En este largo viaje conocí a muchas madres en la misma situación que yo, con las que entablé una profunda amistad y compartimos el camino hacia nuestros hijos, las alegrías y las angustias. Muchas de esas madres me pedían que les hiciera collares o joyas diversas como la mía, pero personalizados a sus casos, diferentes países o continentes.
El proyecto African Dreamland surgió a partir de aquí, destinado a las familias adoptivas que esperaban. Con el dinero recaudado con las ventas, fui creando una maleta solidaria llena de ropa, alimentos y medicamentos que llevé a Mali en mi viaje.

Roc es mi hijo, fuimos a buscarlo en el año 2011, y desde entonces el proyecto African Dreamland no ha parado de crecer, destinando parte de los beneficios a obras solidarias para los niños huérfanos de Mali y otros proyectos sobre adopción.

African Dreamland es mi proyecto más personal y es tan especial como mi hijo.
Por esos tengo mucho cuidado con todos los detalles del proceso , desde los materiales sostenibles ( nuestra plata es ARgentium Silver 935, una aleación antialérgica que no se oxida y se mantiene siempre perfecta y el oro que usamos es Fairtrade Gold de comercio justo), a la elaboración cuidada y personalizada, y los envíos siempre con garantía de entrega y velocidad exprés.

Cuando compras una joya en nuestra pequeña tienda, te llevas una joya única hecha a mano exclusivamente para ti además de estar aportando tu granito de arena en hacer de este un mundo mejor.